«La novia gitana», Carmen Mola

Título: La novia gitana | Autora: Carmen Mola
Editorial: Alfaguara | Páginas: 408

Hace relativamente poco, el panorama de la literatura negra española fue revolucionado por la irrupción de una enigmática escritora que nos presenta una obra que pretende impactar al lector desde su inquietante comienzo hasta su aún más inquietante final. Hablo de Carmen Mola y su primera novela: La novia gitana.

Bajo el pseudónimo de Carmen Mola se oculta una escritora preocupada por proteger su intimidad y por centrar la atención del gran público en la novela. Uno de sus objetivos al preservar su identidad es destacar el papel de la historia por encima de quién haya detrás, sea un hombre esbelto o una mujer rechoncha. En la entrevista que concedió para «El quinto libro», ante la pregunta «¿Quién es Carmen Mola?» respondió lo siguiente:

«Esa es la pregunta a la que no voy a contestar. Carmen Mola es una escritora que desea mantener a salvo su verdadera identidad para poder seguir viviendo tranquila. Me llama la atención que todos lo queráis saber: os aseguro que os decepcionaría la respuesta.»

La novia gitana nos trae una historia llena de intriga que pretende horrorizar al lector e impactarle al más puro estilo expresionista. Dos hermanas gitanas, pocos días antes de su boda y con una diferencia de 7 años entre ellas, son asesinadas de una manera sangrienta y extremadamente cruel. ¿El problema? El asesino de la primera hermana sigue encerrado en la cárcel cuando se produce el asesinato de la segunda.

Estructuralmente, la historia se divide en cinco partes, con sus respectivos capítulos, y al comienzo de cada una de ellas se nos narra la historia de un niño pequeño que se queda encerrado en un cobertizo. Aparentemente, estas breves introducciones no están relacionadas con la historia principal de la investigación del caso, pero al final, las piezas del puzzle encajan y se consigue entender la relación entre todo lo que se nos narra. El final, si bien no es especialmente innovador dentro del género, consigue satisfacer todas las exigencias de una buena novela policiaca: mantiene la tensión en todo momento, las pistas encajan de manera lógica, introduce giros sorprendentes en determinadas partes de la trama…

Si hay algo que se le puede achacar es que toda la historia está llena de tópicos que hacen que la aportación de la novela al género sea mínima, por no decir nula. Su protagonista, la inspectora Elena Blanco, sigue las características obvias de los detectives más conocidos: tiene problemas con la bebida, oculta un misterioso secreto que arrastrará a lo largo de la obra, presenta dificultades para relacionarse con quienes la rodean, se nos presenta como una persona con un talento especial para descubrir los misterios e interpretar las señales de quienes son investigados, etc. Además de ella, el resto de personajes también cumplen con los tópicos esperables. Dentro del equipo de la inspectora Blanco tenemos también al típico policía lleno de acción que tiene mal carácter, la especialista informática capaz de desentrañar cualquier secreto, el policía bueno que se muestra comprensivo con todos, el novato que tiene su propio método de trabajo y que trastocará a los demás, el ricachón al que solo le interesa mantener la imagen pública… pero este problema de originalidad creo que se puede decir que se extiende a la gran mayoría de novelas policíacas, debido al repunte que ha tenido el género en los últimos años. Quizá, se echa en falta dentro del género negro un cambio, más allá de que se trate de un detective o una detective, que verdaderamente impacte al lector y que proporcione una nueva perspectiva, manteniendo el interés del lector.

«No sabe por qué, pero la grappa no se le sube a la cabeza; con un whisky, con medio, acabaría como una cuba, pero la grappa solo la nota al día siguiente al despertarse y a veces la ayuda a dormir»

Pese a los tópicos mencionados, es innegable que las técnicas narrativas de la autora y la fluidez de la trama consiguen enganchar a los lectores y mantenerlos atentos en todo momento, lo que sí me parece un auténtico logro. Además se ha desvestido de elementos complementarios que no aportasen nada a la trama principal, lo que hace que la lectura sea muy dinámica y que no se tenga la sensación de insustancialidad. Incluso las escenas más escatológicas tienen su razón de ser y no están incluidas por el puro deseo de atraer o asquear al lector.

Se ha estado promocionando como una novela extrema que no es apta para los lectores más sensibles y, sin duda, en ciertas partes cumplen estas expectativas. Además, su último capítulo deja abierta la puerta a la siguiente novela, La red púrpura, de tal manera que el lector queda enganchado a la linealidad que une ambas obras. Sin duda, se trata de un gran acierto comercial que, como era esperable, tendrá su adaptación televisiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: